El BOSQUE de "ACIVRO"



PRESENTACIÓN

Resulta claro que existen otras formas de convivencia posibles y otros modos de vida viables que desarrollar.
Se pueden plantear estructuras sociales muy diferentes a la que nos ha tocado sostener, tal vez más justas y más dignas que la actual.
La causa esencial del sufrimiento en el mundo es la ausencia de LIBERTAD. Soportamos día a día una espectacular presión externa que trata sistemáticamente de condicionar nuestro bien más preciado: el derecho inalienable de decidir con plena soberanía.
Decía Kalil Ghibran: “No seréis verdaderamente libres porque vuestros días estén libres de toda zozobra y vuestras noches de todo desvelo y toda aflicción, sino más bien cuando estos sentimientos os asedien por todos lados vuestra vida y os sobrepongáis a ellos desnudos y sin ligaduras”.
En este territorio global es imprescindible pensar, cuestionarlo y juzgarlo todo para poder acercarnos un poco más a la Verdad, no dar nada por justificado porque sí.
La mentira, el engaño y la falsedad suelen llegar a ser, lamentablemente, hasta cómodos compañeros del camino en esta época que la providencia nos ha deparado.
A menudo lo que consigue atraer nuestra atención y emocionarnos profundamente nada tiene que ver con el circo mediático que nos erigen alrededor. El esfuerzo y la actitud de unos cuantos seres, muchas veces anónimos, nos permiten seguir tejiendo un tapiz con colores y texturas cercanas a la felicidad.
El acto creativo puede ser un evento libertario, pero no siempre es así.
Asistimos con demasiada frecuencia a una privilegiación de determinadas tendencias, modas ó estilos de expresión, lo que conlleva implícitamente a una paulatina marginación de otros modos igualmente válidos de manifestación artística.
No sería exagerado afirmar que soportamos una especie de fascismo cultural, que se olvida de lo obvio: a la creatividad no se le puede poner puertas, pues es un acto personal e intransferible y la colectividad, que es la única entidad legitimada para poner en valor ese trabajo creador, se encuentra cada vez más alejada de los Salones de Exposiciones.
El cosmos del Arte posibilita, al que posee el privilegio de adentrarse en él, profundizar en el conocimiento de uno mismo y en el de los demás.
El artista con su obra muestra algo muy valioso para él: su mundo interior, proporcionando con esa entrega a la sociedad una oportunidad para ampliar y enriquecer su alma.
El Bosque de “Acivro” relata un viaje ilustrado al fondo del espíritu, bajo el manto de la libertad y a través del prisma de la creatividad.




4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Donde se vende este libro?

P O U S S E U dijo...

La visión del mundo de un artista presenta unas características concretas diferentes a las personas en las que domina su hemisferio racional.
Por ello puede que su relación con el entorno no sea la habitual, ni fácil, incluso le puede presentar cierta dificultad.
Supongo que el motor creativo debe ser diferente en cada artista ... en "El Bosque de Acivro" trato de exponer el mío.

Anónimo dijo...

http://www.msn.com/ - [url=http://www.msn.com/]msn[/url] msn
msn

اخبار المملكة dijo...

شركات التنظيف بالاحساء
شركة تنظيف مساجد بالاحساء